(26/11/2015) Una ciudad smart cambia el paradigma de gestión

 Autor: Daniel Prats i Bertran. Consultor especialista en Smart Cities i GIS

Las SmartCities tienen como objetivo gestionar más inteligentemente las ciudades para hacerlas más eficientes, más seguras, más sostenibles y más confortables. Para llevarlo a cabo, se debe analizar mejor los datos que se generan en infinidad de sistemas, integrarlos y correlacionarlos. La colaboración de todos los agentes es imprescindible para mejorar los servicios y la toma de decisiones.

Una ciudad es un asentamiento numeroso y estable de personas en un lugar determinado. También es un espacio urbanizado con un conjunto de servicios para facilitar la vida a los ciudadanos que en ella conviven. Y en otro plano, la ciudad es una entidad jurídico-administrativa que contiene diferentes sistemas en constante evolución.

La constante evolución de la ciudad y de sus necesidades nos ha conducido, hasta ahora, a pensar y gestionarla de forma vertical y sectorial. Trabajamos los datos en diversos sistemas y con una telaraña de interrelaciones muy compleja. El resultado es que cada vez es más difícil, por no decir imposible, entenderla como un solo conjunto. Esta situación comporta que la ciudad no sea sostenible y, por lo tanto, no sea Smart.

SISTEMES_AILATSSC

Los indicadores que nos informan de la ciudad provienen de soluciones verticales, es decir, responden a unas necesidades concretas, y dan respuestas aisladas. La información se guarda departamentalmente. No la compartimos. Estamos demasiado orientados a realizar análisis de datos verticales y a generar informes con estos datos. Hemos de cambiar el paradigma y pasar de realizar análisis con informes a realizar análisis “on time”.

Por otro lado, el mercado genera presión y queremos darle respuesta sensorizándolo todo, creemos que poniendo sensores gestionaremos la ciudad eficazmente. Pero poner sensores en los sistemas urbanos comporta nuevos sistemas de información vertical y mayor complejidad de los datos resultantes. Si a esta situación le añadimos el recelo en compartir procesos y datos y que estamos orientados a la reacción, el resultado es la ineficiencia: tenemos datos distribuidos y desconectados de donde extraer información es lento y costoso. Y con todos los datos y la información que extraemos nos falta lo más importante: concretar el beneficio al ciudadano.

Esta situación la resolvemos usando herramientas que analicen transversalmente y sobre el territorio las informaciones provenientes de soluciones verticales.

Cómo es y cómo convertirse en una ciudad Smart

Una SmartCity es previsible y segura, muy sostenible, eficiente y cercana al ciudadano. Utiliza mejor la información. Los agentes saben lo que está pasando en cada instante y en cualquiera de los ámbitos para reaccionar a tiempo o anticiparse. Y esta eficiencia en la gestión requiere una mejor información, más detallada y actualizada.

El término CiudadSmart está hoy en día en boca de todos. Pero para hablar y compartir experiencias, necesitamos en primer lugar, definir una semántica común y en este ámbito se está trabajando. Todos debemos saber de qué hablamos, necesitamos una “anatomía” de la ciudad. Debemos etiquetar y clasificar los datos y entender las relaciones y las interacciones que se produzcan.

En segundo lugar, debemos hacer más eficientes los recursos disponibles, es fundamental compartir la información para identificar la necesidad y dar una mejor respuesta.

Y en tercer y último lugar, debemos construir “un Sistema Operativo de Ciudad”. Este sistema debe integrar y procesar la información de toda la ciudad y no solamente del Ayuntamiento. De la misma manera que existe un sistema de agua y que se conoce la red energética, el sistema de alumbrado y otros servicios, las ciudades necesitan una infraestructura de información totalmente integrada. Una plataforma que simplifique la integración de todos los datos y que permita correlacionarlos en tiempo real y ofrecerles un formato utilizable para todos los sistemas verticales.

STMASC

Esto nos permite generar indicadores, alertas a los gestores, alimentar el OpenData, descubrir interrelaciones desconocidas, integrar datos de las redes sociales y generar avisos al ciudadano, entre otros. Es decir, permite generar conocimiento y utilizar este conocimiento para mejorar la ciudad.

LinKedinLinKedinLinKedin
show
 
close